Inteligencia intuitiva aplicada a los negocios

Inteligencia intuitiva aplicada a los negocios
Imagen de Mohamed Hassan en Pixabay

Inteligencia intuitiva en el día a día

Inteligencia intuitiva: ¿Ustedes tienen algún familiar o conocido que son buenos tomando decisiones en pocos segundos? Pues bien, también existe el caso de otros individuos que a menudo cometen errores y todo por el hecho de que no se “tomaron el tiempo” para analizar una situación en particular.

Por ello, la cuestión es la siguiente: ¿por qué a algunos les funciona seguir su instinto y a otras no?

Hoy nos dedicaremos entonces a explicar este increíble fenómeno conocido como inteligencia intuitiva.

¿Qué es inteligencia intuitiva?

Según Gladwell,

“quienes son buenos tomando decisiones no son aquellos que procesan más información o que dedican más tiempo a deliberar, sino aquellos que han perfeccionado el arte de hilar fino, de extraer pocos factores que realmente importan a partir de un montón de variables en sólo fracciones de segundos»

Malcolm Gladwell (2005). Blink: The Power of Thinking Without Thinking

Claro, y es que todos pueden acceder a esta habilidad: nuestro cerebro se compone de una parte consciente (que le gusta analizar y por ende actúa lentamente), y una parte inconsciente que es mucho más rápida y es la que ayuda a reaccionar en situaciones de peligro. Esta última, conocida como inconsciente adaptativo, se encarga de procesar grandes cantidades de información en milisegundos, y tales decisiones dependerán de las experiencias y la práctica del individuo.

¿Y cómo funciona la Inteligencia Intuitiva?

Las decisiones intuitivas pueden ser tan acertadas como las analíticas, las cuales se toman con un número limitado de datos; sin embargo, la memoria y la experiencia serán determinantes a la hora de dar con la respuesta adecuada.

No es tan sencillo, pero vamos a explicarlo de manera concisa:

  • Reducción de alternativas:

 Entre menos información tengas o menos opciones para elegir, el juicio rápido nos podrá ayudar a tomar decisiones acertadas.  Es el caso de cuando vas a un restaurante y te ofrecen la carta; es más fácil elegir en un menú que te ofrece 5 platos a uno con 20 opciones.

  • Experiencia en un campo:

 Según Gladwell, se necesita de aproximadamente 20.000 horas para desarrollar tal habilidad. Un ejemplo de ello, es la de un científico que ha estudiado por décadas a parejas casadas. Por ende, si le piden que prediga cuáles matrimonios van a durar en el tiempo o no, tendrá un 95% de certeza basado en su experiencia.

Sin embargo, hay casos en los que va a fallar la intuición, como en los siguientes:

  • Cuando se emiten juicios rápidos de valor sobre una persona, ya sea por su manera de vestir, su color de piel o su condición social.
  • Al hacer una evaluación rápida a través de pequeñas muestras, las cuales no van a predecir el comportamiento real.
  • El exceso de información, la cual puede llegar a confundir a la persona y generar indecisión. 
  • El estrés
  • La rigidez en las decisiones

Para mas información sobre las causas por las que puede fallar la intuición, haga click aquí

¿Cómo aplicar la inteligencia intuitiva a los negocios?

Existen varias recomendaciones:

1. No basarse en los prejuicios

En primer lugar, el trato a un cliente no debe estar definido por su apariencia, estatus u otros factores externos como la edad o el sexo.

A modo personal, queremos contarles una anécdota que nos sucedió cuando vendíamos unos apartamentos en Belén, alrededor del año 2008. Había una señora de vestimenta humilde que pasaba todos los días por el edificio y se quedaba observándolo por varios minutos, hasta que un día decidió acercarse para preguntar por el precio de ellos. En ese momento había dos asesores, y para respetar su identidad los llamaremos Juan y Carlos.

Juan no quería atender a la señora, puesto que su intuición le dijo que ella no tenía el dinero suficiente para hacer una compra de tal magnitud, e incluso la llegó a confundir con una habitante de calle. Por otro lado, Carlos tenía claro que, sin importar la persona que fuese, la atendería como un cliente.

Para su sorpresa, la señora estaba buscando un apartamento para comprárselo a su hijo que vivía en Estados Unidos. Por tanto, Carlos pudo vender no solo uno, sino dos apartamentos ese día, puesto que el otro hijo de ella, que vivía en Medellín, quería invertir.

En segundo lugar, la inteligencia intuitiva también puede aplicarla cuando a usted le ofrecen un negocio y no sabe si tomarlo o dejarlo. Hay personas que tienen un “buen ojo” para los negocios mientras que otros fracasan en sus decisiones. Por ende, esto da paso a la siguiente recomendación.

Si quiere saber más de nuestros proyectos, haga Click Aquí.

2. Experiencia en el sector

Cuando le propongan un caso de negocio, es necesario conocer a fondo cómo funciona. Una ayuda puede ser preguntando a personas que se desenvuelvan en tal campo, conociendo los aspectos positivos y negativos; o en su defecto, buscar en internet y leer noticias para tomar la decisión acertada. Ya con el tiempo, usted podrá confiar en su intuición y decidir si los futuros proyectos que le propondrán son confiables o no.

Recuerde que, se necesitan aproximadamente 20 mil horas de experiencia para desarrollar una habilidad, por lo que la inteligencia intuitiva requiere disciplina, consciencia y tiempo.

3. No tomar decisiones bajo estrés

Tomar decisiones bajo estrés lo único que ocasionará son errores. Sin embargo, la mente humana se adapta a las situaciones: si usted se acostumbra a trabajar bajo presión, sus decisiones serán más asertivas, ya que su pulso cardíaco estará más controlado y sabrá actuar tal como lo haría si estuviera en una situación tranquila y con tiempo.

Recuerde buscar el equilibrio entre el pensamiento deliberado e instintivo. El primero le ayudará a analizar y posteriormente a preparar el terreno para la cognición rápida (inteligencia intuitiva o instintivo).

4. No excederse en la información al estudiar el mercado

A medida que reciba más información, la confianza en sus decisiones pierde su exactitud. Se necesita información precisa, como es el caso de estudiar un mercado.

5. Más opciones no significa mayor probabilidad de compra

Si hay demasiadas opciones, el consumidor se ve obligado a considerar muchas más cosas de las que el inconsciente puede abordar cómodamente, y por tanto se queda paralizado.

Si quiere cuidar la capacidad de juicio instantáneo tanto suya como de sus clientes, se hace con información concisa.

6. El producto es el envase y el producto juntos

Cuando un individuo va a comprar, transfiere sensaciones o impresiones que recibe del envase del producto al producto en sí. También reaccionamos a lo que nos dicen los ojos, los recuerdos, la imaginación. Por lo tanto, si usted vende un producto, no ignore su empaque porque es lo primero que verán, independiente de si el producto es bueno o no.

¿No le ha pasado que no elige un producto porque su empaque le generó desconfianza? Se debe analizar cada una de las variables por las que un cliente define una compra.

7. Ser amable con el cliente

Con base en el tono de voz o en las expresiones faciales, los clientes pueden llegar a definir si usted o el que atiende es una persona decente, digna de confianza, divertida, entre otros. De esta manera, A partir de unos pocos datos, el cliente puede obtener una impresión y será bastante decisivo a la hora de vender.

Recuerde, cada persona puede extraer una enorme cantidad de información significativa a partir de una mínima cantidad de experiencia.

Conclusiones

La inteligencia intuitiva se convierte en una herramienta de marketing para los negocios. Se aplica tanto para la atención de un cliente como en el diseño de un producto, o incluso para comprender una investigación de mercado que necesita recopilar información y tomar decisiones asertivas.

Igualmente, los juicios de valor son condicionados por una intervención cultural, por eso la mayoría de las veces fallan. Lo más recomendado es, si se quiere desarrollar esta habilidad, tener un equilibrio entre el pensamiento deliberado (la razón) y el instintivo (la intuición), puesto que el primero ayudará a prepararle el terreno cuando tenga que tomar decisiones en pocos segundos.

Y, como nota mental, la próxima vez que vaya a tomar una decisión escuche esa vocecita que le dice si algo va bien o mal, le aseguro que le ayudará en grandes momentos de su vida, especialmente en el área profesional y en los negocios.

Abrir chat
¿Podemos ayudarte?